Escríbenos Dónde estamos
Mándanos un mailMándanos un mail
Haz click en:Copiar mailoAbrir mail
Mail copiado
Menu
chat WhatsappTeléfonocómo llegar

Porque solicitar el certificado energético de tu vivienda

Publicado: 3 de Febrero de 2016

El certificado de eficiencia energética, es un documento que evalúa la eficiencia energética de edificios y de partes de edificios, como pueden ser las viviendas individuales o locales comerciales, teniendo en cuenta factores como su situación, orientación, superficie útil, envolvente térmica, e instalaciones.

Desde el 1 de junio de 2013, es obligatorio disponer de certificado energético para dar publicidad para la venta o alquiler de edificios y de partes de edificios existentes (RD 235/2013).

Además, el certificado energético tiene que haber sido realizado por un técnico competente, como Arquitectos, Arquitectos Técnicos e Ingenieros con sus especialidades. El Ministerio de Energía recoge la lista de técnicos competentes en función de la titulación que los habilita -formación universitaria en documento de respuestas a preguntas frecuentes sobre el RD 235/2013.

1. El certificado energético aporta información al consumidor

La  información contenida en el certificado energético nos ayuda a  seleccionar de manera más efectiva qué vivienda o local se adapta mejor a nuestras necesidades:

– Cuando se busca vivienda o local para alquilar, la información del certificado energético permite al futuro inquilino, conocer el consumo energético por el uso de las instalaciones térmicas de calefacción, refrigeración y ACS, de la vivienda -de iluminación también en locales- que vaya a disfrutar durante el período de uso del inmueble. Un dato importante que habrá que considerar en el cómputo total, junto con el coste del alquiler cada mes.

– Cuando se busca un inmueble para comprar, el coste por consumo energético es un dato a tener en cuenta en el cómputo total de la inversión necesaria por tener un inmueble en propiedad. Si además el futuro propietario tiene que invertir en reformar el inmueble, el certificado energético muestra información sobre el coste por mejorar la eficiencia energética del mismo, así como el ahorro energético obtenido que permita amortizar dicha inversión.

Por lo tanto, el certificado energético informa de la energía que consume el inmueble y también de las emisiones de CO2 a la atmósfera emitidos por el uso de las instalaciones térmicas, del inmueble en comparación con otro de las mismas características en cada zona climática. Desde el pasado mes de Enero, existe una nueva versión de los programas de certificación energética de edificios, el certificado incluye en su portada, no sólo la calificación por emisiones de CO2 a la atmósfera, sino también la calificación por consumo de energía primaria no renovable del inmueble, dentro de la escala de calificación energética.

Además también incluye información técnica y económica sobre cómo mejorar la eficiencia del inmueble. Una información muy útil, sobre todo para quien esté interesado en comprar una vivienda o local, ya que permite conocer a priori la inversión necesaria para mejorar la calificación energética, así como el ahorro en la amortización.

2. El certificado energético y la calidad en la edificación

La ejecución de las medidas de mejora del certificado energético permite mejorar la eficiencia energética de los edificios y partes de edificios. La calidad de vivienda o un local, o un edificio de viviendas o terciario que se ha rehabilitado incluyendo medidas que permitan ahorrar en consumo de energía, aumenta en comparación con otros inmuebles de similares características que mantienen su estado sin reformar.

El Informe de Evaluación del Edificio permite evaluar el estado del mismo teniendo en cuenta el grado de conservación, la accesibilidad y también la eficiencia energética. Los edificios  de viviendas que alcanzan los 50 años de antigüedad deben de pasar esta inspección. El informe indicará si el edificio mantiene la seguridad y calidad requerida, o si por el contrario, se debe de intervenir aplicando medidas correctivas y/o preventivas en un plazo de tiempo determinado. Para evaluar la eficiencia energética del edificio o parte del edificio es necesario realizar el certificado energético e incluirlo en el informe (IEE).

La tendencia en la construcción de nuevos edificios es que a partir de 2020 todos serán de consumo casi nulo de energía. La calidad de los edificio va a depender por lo tanto de la eficiencia del inmueble, y los edificios existentes tendrán que ir adaptándose para alcanzar este objetivo dentro de los límites razonables.

La manera inteligente de evaluar la inversión en la construcción -o rehabilitación- de un edificio consiste en calcular el coste teniendo en cuenta todas las fases: construcción, funcionamiento y fin de vida. Invertir en ahorro energético al principio, permite reducir costes durante su funcionamiento a largo plazo. Invertir en el diseño y ejecución de una envolvente térmica eficiente desde el punto de vista energético -medidas pasivas- permite reducir el coste de inversión en instalaciones mecánicas de apoyo, cuyo coste de por sí ya es alto, y cuyo funcionamiento requiere de consumo de energía durante toda su vida útil, con el coste económico que esto supone.

Por otro lado la rehabilitación energética de los edificios aumenta el valor de los inmuebles. Las medidas de mejora incluidas en el certificado energético de edificios y de partes de edificios, permiten mejorar la calificación energética mediante su ejecución: menos contaminación y menos dependencia energética. Por lo tanto, una mejor calificación energética supone una mayor eficiencia energética ya que tanto la envolvente térmica como las instalaciones térmicas tienen un comportamiento térmico mejor, en comparación con otros inmuebles de peor calificación. El aprovechamiento de fuentes de energía renovables también permite mejorar la calificación energética. Todas estas mejoras se traducen en una mayor calidad edificatoria, y por tanto en un mayor valor de la propiedad.

3. El certificado energético para solicitar subvenciones y ayudas públicas

El certificado energético (procedimiento del RD 235/2013) es un documento que puede ser requerido junto con el resto de documentación necesaria para la solicitud de ayudas públicas para la rehabilitación de edificios.

El programa PAREER, gestionado por el IDAE, recientemente ampliado para que todo tipo de edificios puedan ser beneficiarios de ayudas para su rehabilitación energética, solicita la emisión del certificado energético como parte de la documentación. Las bases reguladoras de la nueva versión del programa, ahora llamado PAREER-CRECE, especifican que serán elegibles las actuaciones recogidas en el anexo I del programa, que cumplan con los requisitos mínimos de eficiencia energética descritos. Por ejemplo:

Además el nuevo programa incluye ayudas adicionales en función de tres tipos de criterios y sus particularidades, uno de ellos sobre eficiencia energética: por incrementar en dos letras la calificación inicial o bien alcanzar la calificación A o B en la escala de CO2, según el procedimiento del RD 235/2013.

4. Certificado de eficiencia energética y competitividad

Los edificios y partes de edificios con mejor calificación energética, contaminan menos y ahorran en consumo de energía cada mes, en comparación con otros de peor comportamiento energético. Mayor eficiencia energética por lo tanto implica, menos emisiones de CO2, y también mayor ahorro económico, que se traduce en menores costes a lo largo de la vida útil del inmueble o de la actividad, un factor importante en la contabilidad de cualquier empresa. Menor consumo energético en oficinas, hoteles, pequeño comercio,etc., se traduce en actividades más sostenibles y competitivas.

5. Bonificaciones que premian la eficiencia energética

Según la modificación de la Ley Reguladora de las Haciendas Locales del Ministerio de Hacienda, los propietarios de los inmuebles con calificación energética desde la A hasta la E podrían ser premiados con una bonificación en el Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI), por parte de los ayuntamientos, a partir del 1 de Enero de 2016. Una buena noticia si finalmente se lleva a cabo, ya que dichas bonificaciones se traducen en una reducción del IBI de entre el 20% y el 4% según la letra del inmueble. Para ser beneficiario de esta reducción el propietario tendría que acreditar la calificación energética mediante el certificado energético ante el ayuntamiento.

haz clic para copiar mailmail copiado